Combate

El caballero blande su espada mágica en todas direcciones, atacando al feroz dragón. Punta, filos, parece que no hieren a la bestia, al menos no lo suficiente. En un descuido, las llamas del hocico infernal devoran al guerrero, que agoniza gritando: "¡Me engañaste, mago vil!"
"¡Me engañaste, mago vil!" hace eco la princesa, cayendo exánime. En su piel, plena de sangre y heridas, desaparecen las últimas escamas. El antes mago, ahora rey, ríe por los salones de palacio, y ordena: "¡Comiencen confiando en brujos y hechiceros!".

Autor

Nombre: ORLANDO SALAZAR MONTES

0

68

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies