Comienza el espectáculo

Sofía tenía claro que la tristeza tenía forma de bailarina. Menuda y con la cintura arqueada, se quebraba al girar sobre sí misma envuelta en un bosque de espejos biselados que devolvían una y otra vez la imagen decadente de su rostro y la trágica curva de su cuerpo. Su melodía campanil le paralizaba el corazón y los silencios intermitentes parecían traspasar el umbral de lo terrenal, desafiando la gravedad y el tiempo. Sabía describir la órbita que dejan las estrellas fugaces en el cielo y en su mirada dormían la templanza de mil desiertos y el rugido de cien leones. Sofía siempre supo que su vida sería como la de la bailarina que vivía en la cajita de música. Que debía aprender a bailar sin salirse nunca del círculo, a contener los suspiros, a clavar sus pupilas en el infinito y a silenciar sus lágrimas. Al fin y al cabo era una privilegiada, una perla entre un millón adiestrada, miniaturizada y maniatada a un palacio de espejos infinitos... Ese día Sofía no dio cuerda a su cajita. Se saltó el instituto y no fue a clase de equitación, tampoco acudió al Conservatorio ni por la tarde a la parroquia a preparar su Confirmación. Eran más de las doce y su madre ya estaba a punto de llamar a la policía, cuando apareció por la puerta. Ésta le preguntó alarmada que dónde había estado y al tomar el rostro de su hija entre las manos, vio que llevaba un puntiagudo piercing de acero en la nariz.

Autor

Nombre: Susana Mérida Jiménez

28

129
5 comentarios
  1. Me ha encantado!!

  2. Precioso

  3. Quitarse la goma de la coleta del pelo siempre es símbolo de liberación. Y pasa por una decisión personal.
    Muy bien relatada esa decisión de Sofía. Enhorabuena.

  4. Gracias a todos!!! Un abrazo.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies