Contratiempo

«¿Hola? ¿Me oyes bien, cariño? Hay mucho ruido y mucha gente, por eso te llamo por teléfono… Le quita romanticismo, lo sé. Es que hace un momento te grité al verte, pero no me oías… ¿Que desde dónde te llamo? Desde el andén, claro… He venido a darte una sorpresa y te he visto bajar del tren y…, bueno, supongo que ibas distraída porque observé que hablabas con alguien… Luego pensé en que era mejor llamarte porque vi que le besabas y no me atreví a molestar… No, tranquila, no hace falta, ya estoy cogiendo el tren de vuelta… No me esperes el fin de semana. Sí, qué rabia, ¿no? Si no se me hubiera ocurrido venir, nos encontraríamos dentro de un par de días, tal y como estaba previsto, y seguiríamos siendo felices…».

Autor

Nombre: Esther Murillo Cano

7

105

Deja un comentario

50 más votados (Nov’18)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies