Danza Literaria

Cuando Sara se ausentaba de casa, daba comienzo la danza. Las estanterías del salón vibraban, dejando fluir los latidos de las obras literarias. Cansadas de tanta indiferencia a su alrededor, reclamaban su espacio. Los tres géneros por excelencia lírico, narrativo y dramático eclosionaban y se entremezclaban entre sí. Títulos, personajes, párrafos, guiones, sangrías… abandonaban su emplazamiento físico, para descubrir nuevos horizontes en historias vecinas. Don Quijote se sumergía entre Los pilares de la Tierra, mientras IT impresionado ojeaba el Diario de Ana Frank. El Principito captaba la magia de Harry Potter. Romeo y Julieta se dividían entre Cien años de soledad y El Alquimista. La Biblia indiferente y orgullosa, se mantenía al margen. Durante el transcurso del emocionante baile de letras, el corazón de la literatura se impregnaba de felicidad. Todas las grandes obras escritas por excelentes autores, cobraban vida de nuevo, anhelando que en breve alguien volviese a abrir sus páginas con curiosidad y se dejase transportar por sus historias ahora dormidas. Con el repicar de los pasos de Sara, el sórdido silencio impregnaba el ambiente de nuevo y el latido literario volvía a reposar.

Autor

Nombre: Camelia Amado

1

19

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies