De letras

Nadie imagina la cantidad de combinaciones, siempre nuevas, interesantes, que es posible adivinar. Prestando atención sin parpadear siquiera, porque te pierdes lo mejor y después no hay quién te lo cuente. Una vez llegué a leer una novela completa, y hubiera continuado mi investigación literaria en la saga, si en el cuarto párrafo de la página veinticinco del segundo tomo, mi madre no me arrebata el plato y la cuchara, muy molesta, con los brazos en jarra, gritándome:
-¡Basta ya! Llevas cuatro horas revolviendo y revolviendo el caldo sin beber nada. Si no te gusta la sopa que te preparo, no tienes por qué disimularlo.

Autor

Nombre: Saturnino Rodríguez Riverón

22

186

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies