De perros y gatos

Hay amores suaves, leales, compenetrados, llenos de mimos, caricias, de juegos y paseos.
De mordiscos y besos con lengua buscando el placer aullando a la noche y, donde, el acompañamiento es esencial.
Amores perros los llamo.
Hay otros que son independientes, de ronroneos a momentos, de ovillarse en el sofá un domingo, de roces puntuales, de caricias a deshoras.
De arañazos de placer en la piel y gritos a la noche y donde cada uno recoge el amor al día siguiente en su caja de arena.
Amores gatos los llamo.
Aunque a veces, como los perros y los gatos, se rebelan con sus dueños.
Y los perros muerden y los gatos arañan en la mente y en el corazón, dejando cicatrices que hacen que nos planteemos volver a jugar con mascotas.
Pero, al final, siempre acabamos volviendo a adoptar otro amor…

Autor

Nombre: José Buil Quejigo

41

143
3 comentarios
  1. Maravilloso!!!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies