Despedida infructuosa

Tomó una enérgica ducha. Los últimos chorros golpeaban con fuerza su piel. Enjabonó cada rincón de su cuerpo frotando insaciablemente, hasta agotar el último hilo de agua. Primero dejó de sentir sus manos, después sus pies. Pero por mucho que insistiera, no conseguía que el rencor se disipara por aquel desagüe.

Autor

Nombre: Sheila Acacio Andújar

2

33

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies