Detallista

Cuando regresó,cansado, había una luz encendida. Creyó que tal vez estaría dormida, pero se sorprendió al ver que aún leía. Sabía que desde aquel terrible momento en que se abalanzó sobre el otro coche nada podía alegrar los días. Sólo su llegada la hacía sonreír. Algunas veces él le traía algún regalo y eso los unía.
-¿No puedes dormir cariño? Es muy tarde.
-Bah, me queda un capítulo apenas, ya acabo. ¿Qué tal tu turno esta noche, tranquilo?
-Si, ya sabes, lo mismo de siempre, aburrido.
Y sacando una caja de su mochila le dijo:
-Te quiero, ¿lo sabes?
Ella abrió febrilmente la caja y sonriendo miró llorosa a sus pupilas.
-Te quiero,cariño, para siempre te quiero.
Sacó con cuidado la nueva cabeza cortada que manchaba un poco todavía. La puso con admiración sobre una bandeja de la estantería.
-Cómo me gusta que seas tan detallista. Aún no tenía rubias. Mañana la arreglo un poco, mi vida.
Y extasiada contaba los siete trofeos que ya tenía.

Autor

Nombre: Mercedes Méndez

38

168
1 comentario
  1. Muy bueno. Enhorabuena.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies