Diez minutos

Un minuto. Con desiertos en los ojos me dispongo a coger su mano, gélida por el desenlace que nunca llegaba. Seis minutos y cincuenta segundos han tardado mis venas en aportar algo de calor a su piel yerma. Lo veo y no logro convertir mis desiertos en tormentas, ni tampoco en barrancos de agua serena. Mi familia llora al otro lado de la cama. Mi madre, sin aliento en el pecho, abraza con angustia a mi hermano, fundiéndose en el manjar de la etapa final. Todos se derrumban, permitiendo que la muerte haga de tal momento un espectáculo. Casi puedo oírla sonreír dentro del llanto, quizá desmesurado, de algunos de los presentes. Siete minutos y veinte segundos desde que empezara una nueva estación. El sol parece querer rivalizar con las lágrimas de cristal, tratando de aportar color a su estructura. La muerte se arrastra entre la multitud y recoge el néctar de sus víctimas. La siento a mi lado, susurrándome que llore por la existencia perdida. Con desiertos en los ojos, miro mi cuerpo joven descomponerse y quito mi mano etérea de él. Nueve minutos. Me sigue susurrando, casi suplicando, que me rompa en pedazos de cristal. Me atrevo a mirarla después de seis años en un profundo sueño. La abrazo y le doy las gracias por arrebatarme la vida que tanto sufrimiento había causado a mis seres queridos. Ella, desconcertada, trata de resucitarme. Diez minutos. A lo lejos, la muerte grita. Bastaban diez minutos para escapar del yugo de la muerte.

Autor

Nombre: Javier Santana Martínez

3

65
2 comentarios
  1. Un muy elaborado micro. Te felicito y voto por el magnífico trabajo. Suerte y un saludo.

    • Muchas gracias por su comentario y voto, de verdad, significa mucho para mí que lean mis escritos. Un cordial saludo.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies