EL ADIÓS DE PENÉLOPE

Querido Ulises:

Se me acabó el hilo. El tenso hilo gris de mi paciencia con el que tejí durante décadas un pesado sudario de angustiosa y tediosa espera. De pronto, cuando más lo necesitaba, Ariadna, conmovida por mi pesar, acudió en mi ayuda, alumbrando las tinieblas del gran laberinto de mi existencia y gracias a ello, al fin pude encontrar el auténtico hilo conductor de mi vida.
Ahora que la luz alumbra mi destino, despliego de par en par las alas de mi poderosa nave vital. Y así, gozosa de ser mujer y libre como un águila, despojándome de las pesadas vestiduras de mi pasado, emprendo con valor mi propia odisea, abierta a vencer todas las pruebas que los dioses quieran mandarme. No tengo miedo, porque este enemigo solo existe en la mente de los débiles.
Amado mío: Te lego todos mis silencios, mis soledades, mis desengaños, mis lágrimas calladas, mis besos marchitos, mis sonrisas apagadas, mis miradas tristes, así como los sutiles hilos de las telarañas que se instalaron entre nuestras vidas…Tuyos son.
Deseo con todo mi corazón que los dioses te protejan allí donde te encuentres y que tu Morta particular tarde muchos años en cortar con sus aborrecibles y doradas tijeras tu preciado hilo vital.
Hasta siempre,
Penélope

Autor

Nombre: SILVIA TALLEDA ROIG

7

29

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies