El hallazgo prodigioso de Carmen Cepeda

La herencia animal es inevitable. A esta conclusión llegó la brillante investigadora Carmen Cepeda, cuando descubrió unas glosas que nunca se habían visto en la legendaria fábula de Esopo, la de la rana y el escorpión. Todos sabemos la versión oficial: el escorpión pidió a la rana que le ayudase a cruzar el río llevándole en la espalda. La rana se negó a hacerlo. Acabó por ceder, convencida por sus palabras, y en la mitad del trayecto la picó. La rana preguntó por qué y el escorpión respondió: Porque está en mi naturaleza. Hasta aquí, lo que sabemos. Carmen Cepeda, a pesar de su juventud, aportó algo increíble:
-En las glosas al manuscrito yo vi algo sorprendente y lo pongo al servicio de la comunidad universitaria. Esopo había anotado con una grafía ininteligible que, antes de que el escorpión picara a la rana, ella había estado todo el camino increpándole:
-¿Quieres pasar a la historia como una presa en vez de un depredador? ¿Quieres que en el reino animal todos te recuerden como un pobre animal que tuvo que pedir ayuda a la rana? Nosotras que solo croamos y nadamos, sin influencia alguna sobre el curso natural de la vida. Si me picas, todos te recordarán como un gran depredador.
Esto es lo que Esopo ocultó, porque todos somos o ranas o escorpiones-concluyó ella.
Los medios de comunicación se hicieron eco de la noticia. Carmen Cepeda entró en el paraninfo de la gloria y la notoriedad.

Autor

Nombre: Celia Ortiz Lombraña

1

314

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies