El hombre de oro

El hombre de oro se dio cuenta con sorpresa de que no era tanto lo que relucía. Los seres de metales inferiores a él, con los que evitaba todo contacto, brillaban mucho más. ¿Sería que el roce entre ellos los pulía, en vez de rayarlos?

Autor

Nombre: Azahar

9

95

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies