El hombre que no tenía ombligo

el hombre que no tenia ombligo

Se llamaba Ángel López del Moral, pero le decían Adán desde que todos sabían que no tenía ombligo. Era, como suele decirse, una curiosidad científica. ¿Conocen a alguien que no tenga ombligo? Sabemos de personas siamesas, sin brazos, mujeres barbudas, pero, ¿sin ombligo? Imposible, pero Adán nunca lo tuvo. Para él fue un problema toda su vida. Hasta pensó en operarse y hacerse uno artificial. Así podría bañarse en el mar, por ejemplo, a la vista de todos, con su ombligo, como todo el mundo.
“¿Por qué no tendré yo ombligo?”, se preguntaba. Y empezaba a entristecerse, a sudar, a desesperarse: “Sin duda soy un bicho raro, ¿cómo puedo ser el único sin ombligo, Dios mío?”. Aquello era una pesadilla, su vida se estaba haciendo insoportable y la depresión había minado su entusiasmo.
De pronto sonó un despertador, se despertó bruscamente, con mal sabor de boca, se incorporó. Iba a tocarse el lugar del ombligo cuando una voz, la de su madre, le gritó desde el pasillo: “Adán, es la hora, levántate, ya tienes el desayuno”.

Información adicional

Nombre: José Cenizo Jiménez

1

14

Deja un comentario

Quiénes Somos


Signo Editores

Signo editores es una editorial especializada en colecciones de diseño, con contenidos muy cuidados e impresa con materiales de alta calidad para ofrecer una experiencia de lectura superior.

Síguenos


  • |
  • |
  • |
  • |
  • |
  • |

Certamen de Microrrelatos Signo editores


Certamen literario dedicado al formato corto. Buscamos la síntesis de la lucidez. Emoción, sorpresa y agitación. ¡Participa! »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies