El manuscrito helado

Desde el terrible accidente me levanto todas las noches a escribir. Mi psicólogo me mira raro pero dice que lo haga si es eso lo que deseo. Las primeras páginas del manuscrito apenas se entienden. Ya hace un mes que lo empecé y a veces pienso que soy como mi propio fantasma, o peor, como si lo irreal fuese el cuerpo en la cama.
Ya es primavera, he sobrevivido al duro invierno y hoy, al fin, vendrá mi hijo a verme, es muy travieso pero me ha dicho su madre que ha hecho sus primeros pinitos en la lectura. El psicólogo quiere estar presente, este libro será una sorpresa para todos.

—¡Hola papiiiii! ¿Cuándo vuelves a casa?
—Pronto cariño, y tengo algo para ti, ¡te he escrito un libro!
Todos se miran…y el crío es espontáneo:
—Eso no puede ser, papá, tú ahora no tienes piernas ni brazos.

Autor

Nombre: Mónica García Rodríguez

0

41

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies