el mar, era el mar

Era el mar. Nunca antes había visto el mar. Mi compañero de banco decía que en unos pocos minutos nos arrojarían. Aún no podía creérmelo, pero tampoco me creí lo de la picana, lo de que nos arrancarían las uñas, lo de que nos robarían los hijos y todo lo demás. Era el mar. Se abrieron las escotillas… y fuimos cayendo como piedras, como decenas de piedras… y yo me debatía entre lo injusto que es ver así el mar y el alivio de estar dejando atrás a los torturadores.

Autor

Nombre: Manuel Moya

1

44

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies