El nombre del amor

El último día que lo ví fue el 4 de diciembre de hace 2 años, en 2017. Fueron apenas 30 minutos de conversación. Él me confesó que quería más, ni estaba dispuesto a darme más, por el momento. Ese día, no entendí nada, sólo me aferré a esos puntos suspensivos como a un hierro candente. Un año después, entendí que no había vuelta atrás, que esos puntos suspensivos se habían convertido en un punto final. Callé, acepté y empecé a creer que el amor puede tener un nombre diferente al suyo.

Autor

Nombre: Pilar Cortés

0

43

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies