EL PACTO

No sería fácil. Ahí radicaba la esencia de aquella misión.
Don Mario “El arquitecto” estaba a punto de romper el “pacto” que durante mucho tiempo había guardado en silencio; y antes de tomar una decisión, recordó por última vez el golpe que le propinó a Gabriel, su gran amigo de toda la vida.
Sus dedos fueron temblando con mayor fuerza a medida que se acercaba al final que solo él había pensado.
No hubo tiempo para más. Éste sería su último viaje; así lo había decidido.
Ya instalado en Arequipa, recibió la llamada que tanto había esperado. Aquella espera le hizo recordar el mágico momento en el que le otorgaron “El premio Nobel” que tanto había soñado a la edad en la que todos los hombres sueñan.
Asintió con voz enérgica y firme, su última decisión.
Hoy, que ha pasado muchos años de la última voluntad de Don Mario, y siendo yo, como editor, la última persona que tuvo en sus manos el manuscrito final que narraba los detalles sobre el puñetazo que alguna vez Don Mario le propinase a Don Gabriel; tuve a bien quemar el libro que el Nobel había escrito sobre el otro Nobel; dándole fin a la “tentación” en la que Don Mario estuvo a punto de romper aquel pacto.

Autor

Nombre: MANUEL RAYA

1

59

Deja un comentario

50 más votados (Nov’18)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies