El paraguas

Cada mañana, mamá sube la persiana y agacha la cabeza porque ya nunca sale el sol. Le pregunto por qué la nube negra que sobrevuela nuestra casa no se va. Me hago mayor y ella ya no encuentra excusas.
Antes de salir, mamá me pone las botas de agua y abre mi paraguas, pues teme que nos pille por sorpresa la tormenta. Ella hace mucho que no se protege de los rayos que le hacen temblar de miedo. Parece no importarle coger una pulmonía.
Hoy, mamá y yo hemos saltado los pocos charcos que el sol todavía no ha evaporado. Sonriendo ha cerrado mi paraguas, segura de que ya no lo vamos a necesitar. Me ha contado que papá me quiere tanto que se ha llevado la nube negra muy lejos de aquí.

Autor

Nombre: Cristina Núñez

8

44

Deja un comentario

50 más votados (Nov’18)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies