El pionero

Frente a ellos se extendía la sabana: interminable, árida, hostil. El padre sospechaba que más allá de la llanura podría conseguir algo de alimento, pero para lograrlo debía dejar atrás a su familia y apresurarse después en el regreso, si quería reencontrarlos con vida. Miró a sus hijos. Miró sus estómagos hinchados, sus extremidades esqueléticas, como ramas secas a punto de quebrarse. Miró sus ojos cubiertos de moscas, y entonces se decidió. Hizo acopio de sus últimas fuerzas y, en un impulso agónico, separó por primera vez las patas delanteras del suelo, y ya erguido comenzó a caminar.

Autor

Nombre: Raúl Clavero

2

34

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies