El refugio de María

Solía salir corriendo a sus brazos al verle venir de lejos, pero con el tiempo pasó de quererle a tenerle miedo.
Escuchaba temblorosa el sonido de la llave en la cerradura, escondida bajo su cama, apretando sus pequeñas manitas heladas contra el pecho.
Nadie sabía si vendría sereno o ebrio.
En aquel entonces ella aún creía en Dios, así que rezó para sus adentros: -¡Señor, líbranos de esto!.
Desconocía que muchas decisiones adultas las dicta el infierno.

Autor

Nombre: Graci Moreno

67

634
6 comentarios
  1. Bonita historiaaaa

  2. Me ha encantado la historia felizidades mama :3

  3. Muchas gracias cariño!😍😍 eres un sol!

  4. Hola soy Amal y me encaaaaaanta la historia:»3
    Felicidades

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies