El último cuadro de V.

Cuando V. dio la última pincelada y contempló su obra desde la otra punta del estudio, algo incorpóreo salió del cuadro y volvió a confinarse dentro tras atravesar su cuerpo y dejarle inerte en el suelo.
Poco después, el doctor del pueblo y su ayudante acudieron a certificar su muerte. El galeno, amante del arte, aprovechó para curiosear mientras su ayudante recogía muestras, y, tras un vistazo a lo expuesto en el caballete, también cayó fulminado.
La policía clausuró la casa por temor a que fuera un brote de alguna nueva clase de peste, aunque periódicamente alguien del pueblo desaparecía y era encontrado muerto dentro, tras haber intentado saquearla, y siempre con la misma mueca de horror que V. y el médico habían lucido en su estertor final.
Como última medida de salubridad, el alcalde decidió incinerar el interior de la casa. Pero para entonces ya casi no quedaba nada dentro, y el último cuadro de V. ya estaba viajando rumbo a América en la bodega de un barco.

Autor

Nombre: Agustín Frago

14

88

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies