El viejo relojero

Me detengo y le observo. Siempre está sentado sobre una vieja banqueta de madera acariciando a un gato sobre su regazo, como si quisiera enmudecer el bullicio callejero sobre sus sentidos. Lo cierto es que el anciano parece obrar con otro tempo, y sus silencios le confieren una textura añeja de retrato. Ya nadie entra en su local, pero abre con una puntualidad infalible. Abre más allá de la costumbre, porque si faltara a su quehacer, la persiana podría echar el cierre para siempre, aunque su tiempo ya no transita por el deambular del barrio, sino por un ayer parsimonioso como las caricias de sus dedos entre los cabellos del gato.

Autor

Nombre: Pablo Bigeriego

34

1140
6 comentarios
  1. Pablo Bigeriego, precioso relato q me hace echar en falta los pequeños detalles del trato humano

  2. Precioso! Qué relato más sensorial y bello!! Me ha encantado!!

  3. Gracias, Maite.

  4. Me encanta ❤

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies