En el fondo

Desde temprana edad, María, comenzó a percibir que era diferente a otros. Por lo que veía. Por lo que vivía. Si por su apariencia o por su cultura, no lo entendía bien. Sus padres le enseñaron que cada individuo era diferente, y, que los muros de separación, no se podían ni romper ni saltar. Pero una noche, sus creencias se desplomaron por completo. Hubo que salir al hospital de urgencia. El vecino de su casa se estaba muriendo. María se quedó con su mamá en la sala de espera. Estaba nerviosa. “Tu papá le va a regalar un poquito de sangre al señor White, para poder salvarle la vida”, le explicó su madre. María se relajó. Luego sonrió disimuladamente. La emocionaba la posibilidad de jugar con la hija del señor White ahora que sus papás comenzaban a llevársela bien. Hasta que una pregunta asaltó su mente despojándola de sus ilusiones. ¿Cómo podía la sangre de su papá funcionar bien dentro del cuerpo del señor White? Le preguntó a su mamá. “Mi pequeña, hoy he aprendido algo nuevo”, respondió ésta, luego tomó sus manos y, con lágrimas en los ojos, concluyó: “Por dentro, en el fondo, todos somos iguales.”

Autor

Nombre: Yván A. B.

41

174

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies