En la calle Don Tiempo

Escribir sobre el amor me resultaba tan fácil como somnoliento. Aunque más somnolientas, o mejor dicho, causa de un insomnio crónico, eran las miradas de un grupo de calaveras reunidas en la vieja taberna de la calle Don Tiempo. Unas miradas que se reflejaban en las jarras de cerveza algo turbia, haciendo juego con el tenebroso ambiente que el lugar desprendía.
Sobre la crepitante barra de madera oscura que sostenía los huesos ya marchitos de sus brazos, se observaban unas a otras, celebrando su paso por la vida, y ahogando la soledad que propiamente les refugiaba.

Autor

Nombre: Noelia S

1

46

Deja un comentario

50 más votados (Nov’18)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies