En la puerta de mi abuela

Las tardes de verano en la puerta de mi abuela olían a tierra mojada y cariño. Ella se encargaba de regarla cubo a cubo para refrescar un poco la calor de esos días . Sacaba las butacas y preparaba su mejor gazpacho con una sonrisa. Todos los días íbamos más de quince personas entre hijos, nueras, yernos y nietos. Los primos jugábamos a descubrir hormigueros y a buscar salamanquesas mientras los mayores hablaban de su día a día. No teníamos aire acondicionado y mucho menos viajar de vacaciones, ni pantallas planas con cien canales o móviles más inteligentes que nosotros...aquellos cuatro cubos de agua en la puerta de mi abuela era la "Bienvenida al Amor" y siempre entre recuerdos todos queremos volver.

Autor

Nombre: Sonia

5

36

Deja un comentario

50 más votados (Nov’18)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies