Fotos, boleros y aguardiente

El Pasado se aproximó en puntillas hasta la cama del robusto hombre negro a punto de quedarse calvo, de boca y nariz enormes, relajado por completo, ebrio, dormido, con los zapatos puestos, roncando bajo el chirrido rítmico y molesto proveniente del ventilador clavado al techo que competía contra la radio plateada en su estuche rojo con olor a siglos; se sentó a su lado con sigilo, evitando despertarle, y lo contempló largo rato, orgulloso de él.

 

Autor

Nombre: gabriel nieto

204

689
3 comentarios
  1. El radio con olor a siglos, casi que lo escuché chirriar.

  2. Salud!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies