Halley

Tras jugar todo el día, el niño vio a Halley, contuvo la respiración y pidió un deseo. Luego soñó que pasaba el resto de su vida buscando la felicidad pero sin saber como conseguirlo.
Un instante después, se despertó, cogió su bastón y subió con torpeza hacia la azotea para volver a mirar al cielo con asombro. Esta vez lo maldijo por no haber concedido su plegaria.
Habían pasado setenta y seis años; entonces supo con certeza que la felicidad es sólo un instante fugaz que irrumpe cuando no la invocamos y que un deseo es sólo un sueño que respira cuando no dormimos.

Autor

Nombre: RAFAEL BADILLO FUENTES

0

69

Deja un comentario

50 más votados (Nov’18)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies