Impostor

Cuando el violín cayó al suelo, la tabla armónica se partió en pedazos, el diapasón se desprendió del afinador, las cuerdas se trozaron; y de aquellos despojos de madera de arce emergieron entonces, como almas en pena despavoridas, notas en secuencias presurosas que gritaban en Do, y aumentaban a La, subiendo hasta el techo alto y dando vueltas sobre su asesino inepto. Quien se había hecho fama a costa de ellos, tocando aquel violín donde guardaba talentos preciosos, sometidos a interpretar por él, canciones que nadie nunca escuchó, o al menos no como ellos hubieran querido.

Autor

Nombre: Sarah Hinojosa

86

407
2 comentarios
  1. Sí que mola!

  2. ¡Pobre violín!

Deja un comentario

50 más votados (Ene’19)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies