Infierno recalificado

Estoy pensando en unas vacaciones pagadas por algún político corrupto a Suiza.

Colgate Max White patrocina esta aventura por los cantones.
Quiero volver al útero.

Flotar en bebidas carbonatadas que sueñan con formar una grasa en algún rincón flácido de mi cuerpo.

Creo que he perdido la cabeza, y desde entonces todo tiene más sentido. Las escapadas, la ansiedad, las bombas estallando en mi cabeza, las citas ineludibles con mi resaca de domingo.

Lo cotidiano se ha ido a vivir a Vladivostok.Y desde este lado del muro sus reclamos de felicidad me parecen propaganda soviética. Tengo un panfleto invitándome a “ser feliz con un trabajo fijo” sujetando los pensamientos que cojean por dentro.

No me engañáis, el paraíso terrenal es un infierno recalificado. Y yo ya he okupado el mío hace tiempo.

Autor

Nombre: Alejandro

22

167

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies