Infinitos etcéteras

Las matemáticas le contaron una vez que si divides algo entre cero, el resultado es infinito. Esto le llevó a reflexionar sobre qué sentido tenía dividir, entonces, entre esta falta absoluta de cantidad, y lo mejor ¿Podría dividirse cualquier cosa? Inmediatamente, pensó en el órgano que nos impulsa, no solo la sangre, sino también a hacer muchas locuras: El corazón.
Se dio cuenta que si divides tu corazón entre cero porque, por ahora, nadie o nada lo ocupe, el resultado son infinitas posibilidades también. Tanto o así «¿Por qué aferrarnos a un solo pez, recuerdo, libro, destino, trabajo o persona? ¡Si podemos ser y vivir un infinito etcétera!»

Autor

Nombre: María Teresa

6

80

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies