Instantánea en revolución

Un hombre en una esquina. Parado. Tranquilo. No se inmuta ante al tránsito de aquella céntrica calle de la ciudad. Nadie lo ve. Su mirada no se dirige a ningún sitio. Estaba tan solo que pareciera que no estuviera allí. ¿Dónde entonces?
Decidí acercarme. Al pasar por su lado, una atracción gravitatoria me arrastró hacia su extraña dimensión, y al llegar hasta él, una fuerza me repelió, haciéndome pasar de largo involuntariamente.
Por un instante vi su rostro sereno, su plácida sonrisa, sus ojos entrecerrados. Entonces entendí que él solo soñaba, y que aquella esquina solo existía en mis sueños.

Autor

Nombre: Ana

2

70

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies