Juego del destino

El destino juega a acumular todas las noticias el mismo día: la demanda de divorcio, el despido y la enfermedad de su padre. Carlota necesita reaccionar. Sale a la calle y anda distraída hasta el parque. A esas horas de la mañana los columpios aún están tranquilos. Se sienta en uno de ellos. Le viene a la cabeza una frase que leyó no recuerda dónde: “No puedes comerte un elefante entero, pero sí bocado a bocado”. Decide verlo desde esta perspectiva y aborda las tres cuestiones por separado: El divorcio es un final anunciado a una situación insostenible hacía mucho. En realidad deseaba dejarlo tanto como él, pero ella nunca se habría atrevido a dar ese paso. El despido (improcedente y con indemnización), bien analizado, es una buena salida de un empleo mediocre que odia. Lo de su padre es, sin lugar a dudas, lo peor de todo. Cierra los ojos y se queda en silencio largo rato. Respira hondo. Espera. Y entonces lo entiende. El destino no juega. Le está poniendo en bandeja la oportunidad de enmendarlo todo: Alejarse de Javier. Volver al pueblo. Reconciliarse con su padre antes de que sea demasiado tarde y comenzar de cero. Sí, comenzar. Pese a quien pese.

Autor

Nombre: Maria Elena Pàmies

22

64

Deja un comentario

50 más votados (Ene’19)

Votes : 419
Votes : 154
Votes : 139
Votes : 123
Votes : 110
Votes : 89
Votes : 65
Votes : 46
Votes : 44
Votes : 36
Votes : 31
Votes : 26
Votes : 21
Votes : 20
Votes : 14
Votes : 12
Votes : 11
Votes : 8
Votes : 8
Votes : 8

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies