La búsqueda

Hace tiempo que llegué aquí, a estas tierras, intentando responder una pregunta que ardía en mi pecho, pero todavía no lo he logrado… así que mi búsqueda continúa. Meto mi pie en el Nilo, y espero que su agua no me moje, pero lo hace, así que no me sirve. Siento la brisa angoleña en mi rostro, y espero que no me despeine el cabello largo y bien peinado, pero lo hace, así que no me sirve. Me asomo al sol marroquí, grande, brillante y vivo, y espero que no me caliente, pero lo hace, así que no me sirve. Recibo a la lluvia keniata, esa que te moja hasta el alma, y espero que no me refresque, pero lo hace, así que no me sirve. Miro de frente a la hermosa mujer angoleña, y espero que no me sonría, pero lo hace, así que no me sirve. Hace tiempo que vine a la cuna del mundo, a África, preguntándome qué es lo que la hace inferior a otros lugares de este planeta pero, por más que he buscado, no he conseguido una respuesta; únicamente he encontrado ríos que mojan, brisas que despeinan, soles que calientan, lluvias que refrescan, mujeres hermosas y felices, pero nada más, nada que me permita demostrar que éste no es uno de los lugares más vivos de nuestro planeta. Sin embargo, seguiré buscando aquí y allá, en el norte y en el sur, en el este y el oeste… el tiempo que haga falta.

Autor

Nombre: Ximo Hernández

1

46

Deja un comentario

50 más votados (Nov’18)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies