La charla

De repente nos pusimos a charlar. El interés por los mismos temas y algunas vivencias en común alentaron el profuso diálogo. El tiempo se nos pasó volando, hasta que nos dimos cuenta que ya se hacía tarde para ambos. Le prometí guardar un secreto y no dejar ningún cabo suelto. Luego le disparé.

Autor

Nombre: Claudio García Fanlo

31

63

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies