LA DANZA

El escenario vacío, los pies descalzos, la ropa cómoda y el gesto sereno que va cambiando de forma según avanza la música, se tensa y suda el cuerpo, se relaja por momentos para volver a salir corriendo. Pasos largos, pisadas fuertes, giros delicados que requieren una contención casi lírica y la música que acompaña y se transforma con los cuerpos. ¿Quién sigue a quién? Obstinación hasta el límite de la resistencia en una fuga hacia adelante y sobre el escenario se va dibujando un mapa cargado de energía. Aquí es donde quien observa se vuelve un elemento más del espectáculo, porque sin sus ojos y oídos entusiastas la ingravidez coral se perdería.

Autor

Nombre: Susana

1

17

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies