La espada y la palabra

Asediado por imperios muchos más prósperos y poderosos, el Rey Salomón temía que su pobre reino muriese con él y pensó cómo perpetuar su legado. Recurrió así al por entonces todavía novedoso alfabeto, hasta ese momento una misteriosa y secreta tecnología exclusiva de los sacerdotes para narrar gestas de dioses y héroes, para ensalzar su propia persona y a su pequeña y débil nación. Y he aquí que hoy nadie recuerda a los ejércitos que cien veces le vencieron ni a aquellos magnos reyes tragados por las arenas de los siglos. Sólo él, el eterno perdedor, es hoy recordado como el eterno sabio; pues la historia no la escribe el vencedor como dicen vanamente las gentes, sino aquel que mejor la escribe y la lee.

Autor

Nombre: Alejandro Sueiras Hernández

0

37

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies