La guarida.

Respiro hondo mientras clavo los ojos sobre el frío cristal. Veo arrugas, canas, labios secos, los restos de la batalla librada al anochecer, ojos hinchados de tanto llorar y el desierto en mis entrañas. A lo lejos, escucho la puerta abrirse.
Barba Azul ha regresado y aún sigo petrificada frente al espejo.

Autor

Nombre: Andrea Moliner Ros

0

13

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies