La mujer del boticario

Algunos jueves, al terminar nuestra jornada en la fábrica, nos dirigíamos a casa del boticario. Nada más llegar Ernestina, su mujer, aprovechando las cacerías de éste, nos preparaba un brebaje de finas hierbas y nos invitaba a subir a la azotea de la casa. Y desde allí, como en una liturgia de libertad y deseo, divisábamos a lo lejos la estación de tren. Un día de enero, Ernestina desapareció sin dejar rastro. Días después la policía encontró sus zapatos sobre las vías del tren, cerca de la estación. Y mientras todos en el pueblo lloraban el luto del boticario, yo me sentía feliz:Porque sabía que Ernestina viajaba, por fin, en algún tren, aunque fuera descalza.

Autor

Nombre: María Jesús Sota Ortiz de Guinea

0

40

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies