La pierna

El impacto del proyectil metálico hizo añicos su pata de palo y tuvimos que huir mar adentro. Sentado en la cubierta, un tembloroso anciano tallaba minuciosamente la prótesis sobre una gruesa viga de madera. Barba Negra culpaba al artesano de que se hubiese roto y lo había amenazado con arrojarlo a los tiburones. El oleaje y los efectos del ron mecían suavemente al pirata. Apoyado en el timón, con ambos brazos entrelazados entre los barrotes, aguantaba a duras penas el equilibrio observando embelesado como su nueva pierna tomaba forma.
Al encajarla en su castigado muñón, un dolor atroz le despertó repentinamente de su breve trance etílico. Enfurecido, se volvió hacia el viejo marinero; que ya estaba volando por la borda.

Autor

Nombre: Carlos Lamelas

63

91

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies