La pobreza del alma

Fueron sus ojos los que me llamaron poderosamente la atención. De un celeste casi azul. Muy intensos y observadores. Ojos vividos, atentos, con una pizca de melancolía y de tristeza.Con cincuenta y dos años seguía sumida en la pobreza más cruel e insoportable. La pobreza del alma. Silencio.

Autor

Nombre: Roberto Cabezas

22

136
1 comentario
  1. Excelente el texto

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies