La rebelión de las especias

Una fría noche de invierno frente a la chimenea, se hallaba un grupo de especias. Todas alardeaban de sus magníficas propiedades. Algunas más modestas, otras más presuntuosas. Cebolla, que brillaba por su sensibilidad, no podía evitar emocionarse. A la mínima lloraba, y era capaz de contagiar a los demás condimentos en cuestión de segundos. Ajo, por el contrario, solía ser rechazado por el resto del grupo. Era imposible acercarse a él sin que provocara nauseas al resto, más aún cuando estaba crudo. Anís, el más dulce de todos, se ofreció a ayudarlo, pero Canela, que era demasiado celosa, no quería compartirlo con nadie. Melisa, la más relajada, intentó mediar para llegar a algún entendimiento. Era evidente que tanto ella como Tila, no morirían de un infarto.
Entre tanto, Ajo observaba las desavenencias de sus compañeros de aderezo. Su situación era demasiado cruda, así que en un acto de valentía, decidió darse una vuelta con Aceite, decantándose por Virgen Extra, de entre todas sus pretendientas. Suficientemente frito, se acercó a sus compañeros, que sorprendidos de su nuevo aspecto y agradable aroma, quisieron aceptarlo como nuevo miembro del grupo. De esta forma lo animaron a unirse a la pandilla, al grito de: “¡Ajo, no te piques tanto!”, a lo que éste, visiblemente ofendido respondió:
- Cuando estaba crudo, fui rechazado. Sin embargo me aceptasteis cuando fui tostado. Y ahora me marcho con quien no intervino, pues realmente todos vosotros: ¡Me importáis un Comino!

Autor

Nombre: Sheila Acacio Andújar

42

201
5 comentarios
  1. Curioso e imaginativo micro. Mis felicitaciones.

  2. Bobito y original. Te felicito.

  3. Bonito y original. Te felicito.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies