La vida del otro

El portero había llegado demasiado lejos en sus pretensiones. Desde que había empezado a guardar y leer correspondencia ajena, era otro. La lectura de las vidas de los demás, engrandecía la suya propia. Empezó a limpiar la escalera vestido con traje de chaqueta. Los vecinos detectaron que había algún fallo en la recepción postal. No tardaron en relacionar este hecho con el extraño comportamiento del conserje del edificio. Cuando fueron a buscarlo, él yacía tumbado en el sofá de la portería. A su lado, un bote de pastillas vacío y un montón de cartas unidas por un sobrio lazo negro.

Autor

Nombre: Aurora Rapún Mombiela

116

458
2 comentarios
  1. Quiero saber más, es un buen argumento .Felicidades Aurora !!!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies