La voz

Camino por una calle estrecha, común y vulgar, nada especial. La típica calle de barrio que te puedes encontrar en cualquier ciudad de no ser porque oigo salir la voz de Dylan de una ventana abierta, de par en par, del edificio de viviendas de enfrente. Desde la acera observo la ventana, escucho con atención y empiezo a recordar. "¿Ves el Cristo del Otero, allá arriba?". Pego mi nariz, inocente, a la ventanilla del coche. "Pues cuando lleguemos arriba subiremos por unas escaleras que hay interiores y el más valiente trepará por la cuerda para alcanzar sus pies", dijo el novio de mi prima, Rosarito. Yo solo era un niño, pero recuerdo oír salir la voz de Dylan del cassette del coche.

Autor

Nombre: LUIS ÁNGEL GIL URBÓN

0

101

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies