Lágrimas

La lluvia arrecia allí afuera. Las lágrimas resbalan sobre los cristales fríos. Van cayendo una tras otra, siguiendo el mismo camino, el camino que abrió una, y que por comodidad todas escogieron.
Y llegado este momento me pregunto si seré yo aquella lágrima que con tanto empeño escogió otro sendero, intentó abrir fronteras y sin embargo, llegó a los mismos paraderos.
Quién seré yo para decir qué está bien y qué está mal, quién soy yo para juzgar, quién soy yo para ser lágrima que abre paso a las que vienen detrás.
Nadie puede probar mi cordura ni mi sensatez, quizá sea el loco que lleve a todos al suicidio, quizá debiera empezar a callar, mirar y acatar; porque al fin y al cabo eso es lo que todos acaban haciendo, porque es más fácil seguir camino hecho que hacer el tuyo propio.
Pero, ¿y si fuese yo cuerdo?, ¿y si puediera yo salvar al resto de lagrimas?, ¿y si fuese yo esa gota que pudiendo, no cambió las cosas?
¿Acaso no era yo quien tenía la razón?. ¿No es cierto que vencer no es convencer? Vencer a todos mis contrarios sería tan inútil como intentar que no llueva, o que el agua flote sobre el hielo por sí misma. Pero convencer, convencer de que existen otras maneras, otros ideales y otras mentalidades… eso sí que podría hacerlo, lo haré.
Lo haré porque, aun sabiendo que puedo llegar al mismo lugar que la gota que recorre distinto camino, y que habré empleado un esfuerzo innecesario, todavía existe la pequeña posibilidad de que pueda cambiar algo.
No dejaré de pensar.

Autor

Nombre: Leticia

19

164
1 comentario
  1. Muy sugerente el tema de la lluvia. Me trae recuerdos poéticos. Te envío con cariño la parte final de un soneto que escribí hace mucho tiempo. Nunca dejes de pensar. Todavía existe la «gran posibilidad» de cambiar más cosas de las que piensas, si verdaderamente sigues ese camino al que te refieres…

    y las gotas, se expanden y desplazan
    con delirio, se acosan y salpican
    sobre el gélido vidrio al que se abrazan

    las tenebrosas nubes pronostican
    grandes diluvios que nos amenazan
    nos desconciertan y nos mortifican

    Gracias por empaparme con este alentador chaparrón de ideas y esperanza. Te mando una lluvia de votos (Una gota diaria, al menos).

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies