Lo que sucede antes de una mañana cualquiera

Abro mis ojos y te veo.
Sonrío al respirarnos, al sentir nuestros olores mezclados, recordar tus sabores, ver el sube y baja de tu pecho.
O tal vez tu espalda, fuente de mil caminos, de recorridos sinuosos con mis huellas frescas.
Me sigo el rastro, vuelvo a caminar los mismos senderos, a evocar mis registros, a encender mis sentidos.
Sonrío nuevamente.
Te observo unos segundos.
Estas vestida de luz.
Después, sí. El mundo comienza a girar, vuelven a sucederse las horas y minutos, afuera los autos aceleran, la gente camina o corre, ríe, insulta.
El mundo vuelve a la vida. Comienza otro nuevo día.
Una mañana cualquiera.

Autor

Nombre: Juan José Cappelli

16

60

Deja un comentario

50 más votados (Ene’19)

Votes : 419
Votes : 154
Votes : 139
Votes : 123
Votes : 110
Votes : 89
Votes : 65
Votes : 46
Votes : 44
Votes : 36
Votes : 31
Votes : 26
Votes : 21
Votes : 20
Votes : 14
Votes : 12
Votes : 11
Votes : 8
Votes : 8
Votes : 8

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies