Los hombres no lloran

“Los hombre no lloran” como un mantra pedagógico, papá.
Un suerte de lema para continuar con un legado cómodo de transmitir y, sobre todo, de ejecutar.
La inmunización súbita para los sentimientos. Porque somos hombres y debe ser fácil y es fácil si eres fuerte.

Pero a veces no es tan fácil. No es fácil renunciar a placeres de la vida por la arbitrariedad de haberlos vetado para el género masculino, como tampoco es fácil mantenerse impasible cuando te golpean.

También tú mojabas las pestañas cuando te hacía sentir orgullo, y por ello, siguiendo tu ejemplo y no tu dictamen, decido ser un hombre sensible. Decido abandonar la rudeza y la simplificación y abrirme al análisis y a las emociones. Basta de esconder las carencias en sobredosis de testosterona. Tú tampoco estuviste cómodo en esas prácticas. La valentía no es esconderse en una manada.

Autor

Nombre: Pablo W.

20

110

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies