MALA HIERBA

Nadie se esperaba que un imponente piano de cola pudiera brotar en medio del huerto del abuelo. Pensamos en talarlo, pero las tomateras empezaron a trepar por él como si lo conocieran de toda la vida. Cuando llovía, las gotas golpeaban sus teclas interpretando melodías que borrajas, cardos y berenjenas agradecían como abono milagroso.
Los hortelanos más viejos enseguida desconfiaron de la extraña planta. Una noche de luna menguante deshicieron el piano a hachazos y lo quemaron sin que nadie pudiera detenerlos.
La tierra guarda memoria, siempre lo he sabido. Desde entonces apenas ha llovido y la mala hierba invade toda la huerta, no hay manera de eliminarla; las corcheas y semifusas son las más difíciles de arrancar.

Autor

Nombre: JOSE IGNACIO DOMINGO

30

204

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies