Más rezagado que romántico

Adolfo Gustavo Méyer fue el primer sorprendido con el éxito literario de su novela “Más de rimas que de leyendas”. Quién iba a pensar que en una época en la que atesorar un trabajo se aproximaba al idilio fuera a triunfar una biografía repleta de artimañas para escaquearse del puesto de producción.

Muchos conocidos, el editor y alguna señora mayor de esas que se ven obligadas a expresar sus opiniones en la calle le animaron a volver a escribir. Pero Adolfo, como buen experto en la evasión del esfuerzo, conocedor de la dedicación que le había supuesto su anterior obra, se vio obligado a desistir.

Se llegó a plantear la escritura de “Más de rimas que de leyendas”, pero aceptó que era más rezagado que romántico y que no tenía material del que sacar inspiración por la pereza que le había supuesto en cada ocasión iniciar una conversación para tratar de cautivar a alguien.

Autor

Nombre: Pablo W.

19

81

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies