Matando a Claudia

Contempló una vez más la tarima donde se había pasado media parte de su vida. Sus días y sus noches habían estado impregnados del olor a magnesio y sudor y sus músculos respondían al unísono, describiendo un arco perfecto. La punta de sus dedos eran líneas de fuga cada vez que caminaba de puntillas y el empeine se rizaba con gracia y facilidad al contacto con el suelo. Claudia representaba el triunfo de la disciplina, la constancia y el sueño y la esperanza para los veintiún mil habitantes de un pueblecito transalpino, famoso por su paisaje inmaculado la totalidad del año. No recuerda que nadie jamás le preguntara qué quería ser de mayor o si realmente le gustaba subirse a unas anillas, saltar sobre un potro o dar piruetas y cabriolas casi imposibles cada día de su vida. Pero ya no importaba, había disparado el gatillo del pánico tantas veces, que de repente se dio cuenta de que tenía automatizado cada movimiento y aprendidas las trampas, las excusas y las mentiras que se decía a sí misma cada vez que fantaseaba con llevar a término su acción. Con gabardina y gafas oscuras cruzó el paso de peatones que desembocaba en la estación del tren que la llevaría hasta el mismo centro de la ciudad donde, en un viejo edificio cubierto por graffitis, se abandonaría al deleite de bucear en ella misma con la ayuda de las palabras, las únicas que sabían quién era. Don Manuel la esperaba junto al encerado y sobre su vetusto escritorio, una estilográfica japonesa de acero inoxidable.

Autor

Nombre: Susana Mérida Jiménez

33

154
4 comentarios
  1. De tu relato me ha gustado especialmente el final. Una estilográfica japonesa para escribir a mano. El uso de los últimos adelantos en tecnología en los métodos clásicos de escritura (incluídos encerado y escritorio), me hacen pensar en la búsqueda de la perfección y, a la vez, en la sencillez.
    De igual forma se narra su actividad deportiva, élite en la simpleza del pueblo.
    Y de la misma manera la vida misma de Claudia que tiene que ir de incógnito a ver a don Manuel, quien conociendo a la chica y sabiendo sus proezas, le proporciona el mejor conocimiento de todos: conocerse a sí mismo.
    Por supuesto, hay otras lecturas, pero a mí me ha llegado muy bien así. Enhorabuena. Me gusta como escribes, buscando nuevas formas de contar las cosas.

  2. Gracias por tu comentario tan currado.

  3. Me ha encantado.

  4. Es genial!!

Deja un comentario

Quiénes Somos


Signo Editores

Signo editores es una editorial especializada en colecciones de diseño, con contenidos muy cuidados e impresa con materiales de alta calidad para ofrecer una experiencia de lectura superior.

Síguenos


  • |
  • |
  • |
  • |
  • |
  • |

Certamen de Microrrelatos Signo editores


Certamen literario dedicado al formato corto. Buscamos la síntesis de la lucidez. Emoción, sorpresa y agitación. ¡Participa! »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies