Méjico blues

Anochecía en ciudad de Méjico y el bullicio de la calle se oía a través de la ventana. Llevaban un mes viviendo en un departamento prestado y sin teléfono, a salvo de las impacientes llamadas de Pedro Crespi, su editor en Buenos Aires. Tenía todo lo necesario para encerrarse como cartujo a escribir la gran novela que llevaba una vida rondando por su cabeza. Su vieja Smith- Corona, cartones de cigarrillos y una buena reserva de "el antiséptico", un ron casero que destilaba su amigo Plinio Apuleyo en alambique de alquimista. Sería una historia mágica y aún no contada, la historia que el Caribe y toda Latinoamérica tenían años susurrándole, y que iba a escribir siguiendo los pergaminos que un gitano con dentadura postiza y manos de gorrión le entregó en un mercadillo de Santa Fe. Con su inteligencia casi clarividente, su mujer Mercedes encauzaba aquel torrente creativo y mitigaba con vallenatos improvisados el zarpazo de la nostalgia. Mientras servía el sancocho para la cena le lanzó una amenaza tan sosegada como firme.

- Gabito, estoy harta de apreturas, si esta novela no tiene éxito te mando a la mierda.

Estuvieron juntos más de 50 años.

Autor

Nombre: Lucas Romano

16

235

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies